A pocas horas de que todo comience y que casi como un suspiro termine de igual manera, quiero que estas líneas sirvan para agradeceros a todos el compromiso, la entrega, el trabajo y la comprensión en estos días pasados, que han servido como antesala de lo que todos queremos que sea la semana más grande del año.

Ha sido una Cuaresma algo atípica por la climatología, caprichosa por no dejarnos hacer nuestro trabajo como debiéramos y más que nunca se nos ha hecho corta la espera y se nos escaparon de las manos los previos.

Será esta Semana Santa la que de nuevo marque un camino, como cada año ha sido, pero en esta más si cabe por nuestro estreno como responsables de la cofradía de la Sagrada Cena. Quiero desde estas líneas transmitir que las cosas hay muchas maneras de hacerlas, pero en este caso, desde la responsabilidad que tenemos, entendemos que hemos tomado la mejor decisión para nuestra cofradia. Gracias a todos los que habéis hecho, no diría un esfuerzo, pero si poner por encima de vuestro interés, el interés de la cofradía. Y a los que no lo han entendido, solo me queda pediros disculpas por no hacerlo como entendéis que debí hacerlo, pero se debe ser fiel a los principios que uno tiene, y he querido, tras muchos meses de reflexión, poner a la cofradía por encima de todos los intereses personales que hubieran…. incluidos los míos.

Gracias a todos por vuestro esfuerzo, por dejar a vuestras familias, por poneros en peligro en la carretera en muchos casos, intentando llegar a tiempo a cada cita. Gracias por querer compartir con nosotros esta pasión.

Ahora nos queda los más importante, no fallar a quienes confiaron en nosotros, a cada cofradía, a nuestra familias, a todos los devotos, pero sobre todo a los que fundamentan esta vocación, CRISTO Y MARÍA. Debemos ser conscientes del peso real de nuestra labor en estos días.

Sé que lo haremos con la alegría de aportar nuestro grano de arena al crecimiento de la FE. Lo haremos con la alegría y el deseo de ver la felicidad en el alma limpia de un niño, lo haremos con la alegría de ser parte de la ilusión de una cofradía, con el convencimiento de ser solo uno pero apostando por ser el todo, con la alegría de sentirnos parte la sobriedad y elegancia de una cofradía donde te sientes querido, con la alegría de saber que lo imposible es posible cuando se habla de verdad y sobre todo queriendo a la Santísima Virgen y a su Hijo. Queremos hacerlo con la alegría de saber que Dios será de nuevo el alfa y omega de los sentimientos, y que cuando nuestros cuerpos estén cansados de todo el esfuerzo de una semana intensa pero llenos de alegría, sabremos que en ningún momento hemos estado “solos”.

Gracias a todos, a todos cuantos quisisteis confiar en mí para ser vuestro guía, gracias a cada una da las cofradías por las muestras de cariño y comprensión y este año más que nunca, gracias a todos los equipos de mayordomía, parte esencial en el resultado final de todo nuestro esfuerzo. Y gracias, siempre gracias, a cada persona anónima que nos ha mostrado el cariño y el agradecimiento por nuestro trabajo.

Os aseguro que devolveré todo este cariño con nuestro compromiso, con la entrega total a cada una de las devociones que llevaremos por las calles de nuestra ciudad. Vamos a dejarnos el alma en cada esfuerzo por darle vida a nuestras imágenes en esta Semana de Pasión que ahora comienza.

Gracias de todos corazón. Y…

Feliz Semana Santa.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>