Nos pasamos la vida buscando los distintos perfiles que los demás nos exponen en sus redes sociales. Reconozcámoslo, nos interesan. Nos seducen. Nos contagian. Nos influyen.

Buscamos nuestra propia realización, en la vida de los demás. Necesitamos ese refuerzo en positivo, esa comprobación de que vamos por buen camino porque los demás lo hacen o igual, o al menos, parecido a nosotros.

Nos pasamos la vida mirando perfiles.

Pero no somos conscientes de que, al igual que nosotros los miramos a ellos, ellos nos miran a nosotros. No nos damos cuenta de que, igual, podemos ser referencia para alguien, espejo para otros, modelo para los demás. Y que por tanto, más que mirar en los perfiles ajenos, es nuestro perfil el que debemos trabajar, pulir, modelar, para que se convierta en una referencia para los que nos están observando.

Te propongo este año que tras dos años de espera, dos intensos años donde puede que hayas perdido alguien querido, donde habrás cambiado de hábitos, en los que tus prioridades igual ya no son las que eran, te invito a que seas tú mismo, y a que lo compartas con los que te van a acompañar bajo las trabajaderas.

Es hora de dar un paso al frente. Es tiempo de ser valientes, y volver a ser costaleros, en el más amplio sentido de la palabra. No sabemos si las fechas que ahora te presentamos se cumplirán. Dependeremos de la voluntad y de las normas que cada cofradía establezca, de los protocolos sanitarios que se apliquen en cada momento… Y por eso, más que nunca, necesitamos de tu compromiso, de tu seriedad.

Busca en tu perfil, y publica lo mejor de ti. Sólo lo mejor de ti. Porque es justo lo que ahora necesitamos.

Feliz año.

Martín Gómez. 

 

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>