La trayectoria de Martín Gómez Moreno como capataz comienza en el año 1984, cuando asumió el mando de la cuadrilla de la Cena. Desde entonces y hasta la fecha es el máximo responsable del paso de misterio del Lunes Santo, convirtiéndose de esta manera en uno de los capataces más veteranos de la Semana Santa jerezana.

En el año 1998, la cofradía de la Vera-Cruz le encargó la dirección de los dos pasos de su corporación, el Santísimo Cristo de la Esperanza y Nuestra Señora de las Lágrimas. Esta cofradía la dejaría en 2007, aunque desde 2011 hasta 2014 es de nuevo capataz del paso de palio de la hermandad, abandonando de manera voluntaria a la conclusión de aquella Semana Semana su puesto como capataz de Santa María de las Lágrimas. Durante su primer periplo en la cofradía de San Juan de los Caballeros sacó también la Virgen de la Paz, en 1999, en la procesión del Corpus del mismo año.

Desde 1999, y hasta el 2002, sería el capataz del paso del Señor de las Tres Caídas, cofradía a la que llegó de la mano del que fuera posteriormente presidente de la Unión de Hermandades, Pedro Pérez, por aquel entonces hermano mayor de la corporación de San Lucas. En el año 2002 llegarían los nombramientos de Martín como capataz de la Patrona de la ciudad, Nuestra Señora de la Merced, y de la Virgen de la Cabeza, siguiendo al frente de sus cuadrillas en la actualidad.

Un año después, en 2003, la cofradía de la Porvera le ofreció el martillo de Nuestra Madre y Señora de la Soledad, en la que actualmente sigue desarrollando su trabajo como capataz con gran éxito. En 2006 aceptó el reto de sacar en la Madrugá al Señor de las Cinco Llagas, labor que desarrolló durante la legislatura completa de Francisco Barra Bohórquez como hermano mayor.

Desde 2007 hasta la semana santa del 2013 fue el capataz del Señor del Prendimiento, uno de los pasos de misterios más representativos de nuestra Semana Santa. En 2009 aceptó abanderar la Semana Mayor al coger el martillo de Cristo Rey, el paso de misterio de la hermandad de la Borriquita, paso que sigue liderando en la actualidad.

Los últimos nombramientos de la trayectoria de Martín Gómez Moreno llegaron aceptando el martillo del paso de palio de la Encarnación, la dolorosa de la cofradía de San Miguel, a la que desde el año 2011 comanda para orgullo propio y de la cofradía, y asumiendo el de la cofradía de la Lanzada, cofradía que, que tras renunciar Gómez Moreno al martillo de las Lágrimas, le ofreció ser el capataz de la cofradía del Jueves Santo, cargo en el que se estrenó en la Semana Santa de 2015 sacando la corporación con sede en la Basílica de Nuestra Señora del Carmen. Tras dos años al frente del imponente misterio carmelitano, acordó de mutuo acuerdo con la junta de gobierno de la hermandad renunciar al martillo de la cofradía.

Para la Cuaresma de 2016 Martin Gómez asume la responsabilidad de guiar el paso del Santísimo Cristo de la Defensión, cargo en el que sigue vigente tras dos Martes Santo, siendo éste el último ofrecimiento aceptado por el capataz hasta la fecha.

Al margen de estos nombramientos en hermandades de penitencia, desde el año 2012 Gómez Moreno es el capataz de la hermandad sacramental de Santiago, con la que ha sacado desde ese año de forma ininterrumpida el Santísimo Cristo de las Almas cada Miércoles de Ceniza, así como la Santísima Virgen de la Paz y al Santísimo Sacramento del Altar los últimos dos años, gracias a la histórica recuperación de esta procesión eucarística en el Domingo de Trinidad.